Translate

martes, 23 de abril de 2013

Acerca de RADSONE


Por José Luis Miyashiro.

En más de un oportunidad les comenté, que mi día de trabajo no empieza, sino me coloco los audífonos para poder oír la música que tengo en el iPhone o en su defecto escuchar la radio.

Pues bien, es en ese sentido que acabo de descargar la aplicación que menciono en el título de este post, y déjenme decirles que e quedado gratamente sorprendido con ella.

Es de fácil uso, con opciones predefinidas de equalizacion, o para que uno pueda establecer los cambios que considere pertinente.

Sólo utilizando los predefinidos, me anime a escribir de esta aplicación, pues al oír la música que siempre traigo conmigo, al oirla pareciera que fuera nueva, por la calidad del sonido.

Y lo último que me olvidaba comentarles, hay siempre 2 versiones, la versión que les comento es la versión pro que según Google tiene un precio de 9.99 dólares y esta para su descarga gratuita por tiempo limitado.

Quería dejarles el link de descarga, pero desde el iPhone no lo puedo hacer, les dejo la dirección de la pagina. http://radsone.com/app.

Eso es todo y hasta la próxima .






domingo, 13 de enero de 2013

Recordando a los amigos de siempre.

Por Jose Luis Miyashiro




Dicen que los mejores recuerdos son los de la época del colegio... No lo sé, pero que tengo recuerdos verdaderamente entrañables de esa etapa, sí que los tengo. Basta con leer el post "A los amigos de siempre" para que tengan una idea de lo que les hablo. En esa oportunidad conté algunas anécdotas que me tocó vivir, pero justo hoy conversando con un amigo (que menciono en el post anterior) me hizo recordar una que había olvidado...

Eran tiempos de terrorismo, coches bomba por doquier, las famosas batidas y para completar toque de queda.

Si volvemos la vista atrás parece que hubiera sido hace un siglo, y a veces no queremos recordar momentos tan difíciles. Pasamos tanto tiempo soportado lo mismo que lo fuimos incorporamos a nuestras vidas diarias. Y en ese ambiente de miedo, pese a todo, nos dábamos maña para reunirnos y conversar (léase tomar) y pasarla bien.

La reunión de aquella tarde era distinta, festejábamos la despedida de un amigo que el ejército lo estaba enviando a Ayacucho, la zona más caliente y peligrosa de ese tiempo. Todos, muy dentro de nosotros estábamos nerviosos, y a pesar de que no queríamos admitirlo, teníamos mucho temor por el futuro de nuestro amigo.

Para distender las tensiones el bromista del grupo, el "Cabezón", le decía a Snoopy , que era quien se iba:

- No te preocupes hermano, yo te aseguro que vas a regresar... con una pierna menos, no sé; pero de todas maneras regresas.

Todo el mundo, sin excepción, soltó la carcajada, pero... la tensión estaba presente.

Pues bien, copas van y copas vienen, acelerados como estábamos ya no había con que seguir llenándolas, así que salieron a comprar más, fueron Snoopy, Cabezón y Crunchi.

Estaban en camino cuando apareció la famosa batida y a mis tres amigos también se los iban a llevar. Crunchi se puso a discutir con el policía, explicarle que tenían derechos, que no los tocaran, etc. Pero fue en vano, la suerte estaba echada. A todos se los llevaban a la comisaría de la Av. Perú, cerca de donde nos encontrábamos. Ellos tenían que subir a una combi (pequeña camioneta de transporte público), primero fue Snoopy, luego el Cabezón y al final cuando le tocaba el turno a Crunchi, él no quería, o al menos eso parecía. El policía molesto lo empujaba y hasta empezó a pegarle, pero Crunchi nada de subir, felizmente estaban mis otros dos amigos, quienes le dijeron a los uniformados que si Crunchi no subía al carro, no era porque se estuviera resistiendo, sino porque tenía una pierna mala.

De seguro que sin no hubieran estado ellos, lo molían a palos al pobre Crunchi. Solo quedaba esperar, si había suerte y conocidos lo veríamos pronto de regreso.

Ya en la delegación policial y después de pasar revista con el comisario, los dejaron irse a casa 15 minutos antes del inicio del toque de queda.

Como imaginarán, cuando llegaron ya estábamos durmiendo, tardaron tanto que el sueño nos venció.

Después de ese día solo esperábamos que Snnopy retornara. Gracias a Dios las palabras del Cabezón se cumplieron, Snoopy volvió sano y salvo y lo que fue mejor, completo.


lunes, 31 de diciembre de 2012

Adios.

Por Sony

Son las 10 y 05 de la noche, hora en la que inicio esta mi ultima entrada del año y la verdad no estoy muy seguro que es lo que terminara saliendo, o lo que es peor, como?

Solo tengo la misma convicción desde que iniciamos esta aventura de escribir, y es la de expresar lo que sentimos, vemos, conocemos o nos contaron. Hoy a pocos minutos del final de un año mas, tengo una amalgama de sentimientos y recuerdos, de este año que para mi, fue meteórico. Muchas cosas sucedieron en mi vida, como supongo también sucedió en las de cada uno de ustedes, pero si tuviera que elegir que fue lo mas resaltante, sin lugar a dudas seria mi viaje a Perú después de tantos años,  que despertó en mi muchos sentimientos y me permitió reencontrarme y constatar, que la amistad no sabe de tiempo ni distancia.

Otra de las cosas resultantes de este viaje fue también, el darme cuenta que siempre es necesario volver a tu país,  pues es como volver a respirar y sentir algo que sin darte cuenta habías olvidado, que es sentirte "nacional" y no extranjero, con todo lo grande que eso significa. Probablemente esa haya sido la principal razón por la que después de mi regreso, se me hizo tan complicado volver a escribir, pues esta relación que tenemos esta basada, principalmente en la honestidad.

Tratare con todas mis fuerzas que esto siga siendo así, y espero de corazón queridos amigos que  este 2013 sea mucho mejor en todo sentido y puedan cumplir los sueños que tengan, y que esos sueños se conviertan en realidad. Pues esa es la ultima de las cosas que me dejo mi viaje, y es que siempre debes tener tus sueños y no renunciar a ellos.

PD. Me olvidaba decirles, que este es el ultimo post de  Sony,  pues a estas alturas ya son muchas las personas que saben quien esta detrás de Sony. Así que desde el próximo espero poder seguir contando con ustedes.

Atte.
Jose Luis Miyashiro

Feliz Año Nuevo y un abrazo para todos.

viernes, 28 de diciembre de 2012

Carta abierta a la mujer que amo.

Por Sony
Que el tiempo pasa muy rápido o muy lento, es solo una cuestión de percepción, de eso qué duda cabe, pues los momentos más felices, se nos pasan volando, y los otros en cambio, se hacen tan pesados que  parecen que los minutos fueran horas y las horas días.
Es, en ese sentido que puedo afirmar que estos 20 años a tu lado fueron definitivamente maravillosos, pues aún no creo que los estemos cumpliendo. Volver atrás la mirada es encontrarme contigo nuevamente gracias a esa "coincidencia" de amiga común, llamada Rosa, quien fue la persona que permitió que nuestras vidas se cruzaran, conocernos  y finalmente tomar el mismo rumbo. Un largo camino que decidimos emprender juntos, que hicimos uno al lado del otro. Dicen que recordar es volver a vivir, y lo que vuelvo a vivir son momentos increíbles. Como increíble  que la pareja por la que los amigos no daban ni un mes de plazo (por la historia poco constante en mis relaciones), este cumpliendo 20 años de matrimonio. En este camino que decidimos emprender, no todo fue color de rosa, como en toda relación, pero ¿sabes qué? Que esas dificultades, nos permitieron crecer juntos y lo más importante, salimos adelante.
Han sido 20 años maravillosos, que han pasado en un abrir y cerrar de ojos como todo lo que nos hace feliz,  me doy cuenta del tiempo transcurrido cuando veo  lo mejor que tenemos  juntos, que son nuestros maravillosos hijos . Dicen poéticamente que uno va por el mundo hasta encontrar su otra mitad, yo cuando te vi, no eras la mitad de nada, eras la mujer completa que andaba buscando, y espero yo también haber dado la talla.
En ti encontré lo que siempre busqué, no solo la mujer, también la amiga, la confidente, la cómplice, la socia para diseñar el negocio, la persona que estuvo a mi lado cuando mis fuerzas flaqueaban, la loca que seguía mis locuras, o la voz de la razón  cuando el ímpetu no dejaba tiempo a la reflexión.
Estas cortas líneas son solo para expresar el gran amor que te tengo, y solo decir gracias, gracias por estar a mi lado, por soportar mis errores, soportar mis manías, soportar todo de mí.
Han sido 20 años increíblemente hermosos, que estoy seguro, son solo el inicio, de este amor que aun tiene mucho camino por recorrer, andar como siempre uno al lado del otro, hasta que esta maravillosa experiencia que se llama vivir se nos termine.
Te amo


jueves, 27 de diciembre de 2012

Anecdotas de amigos

Por Sony
Hace poco, en el lugar donde estoy trabajando y del cual ya les comenté hace un tiempo atrás  nos encontrábamos en la hora del descanso del medio día  cuando entre conversación y bromas, surgieron dos anécdotas que mis compañeros Miguel y Jackson contaron, y como todas las anécdotas que nos suceden cuando llegamos a Japón nos llenó de risas y carcajadas.

Sin más preámbulo, tratare de graficarles lo mejor posible, lo que con tanto ímpetu y ganas, lo oí de los protagonistas.
Miguel el numero tres, nos contaba (supongo que imaginaran que existen otros dos en mi fabrica, y si,  así es. Miguel cabeza y  Miguel  "hay que rico").
Pues bien, que apenas tenía 3 meses de estar trabajando aquí en Japón, cuando llegó su hermana de Perú y él se moría de ganas por  ir a visitarla. Menudo problema, pues no sabía bien el idioma, y por el poco tiempo en estas tierras, no se manejaba bien, para trasladarse de un lugar a otro. Corrían los años 90, otros tiempos que muchos aún recordamos.  Mi amigo se aventuro en tratar de ir desde la estación de Hon Atsugi, hasta la estación de Ohira shita, en Tochigi. Si bien no sabía cómo haría, cogió el último sueldo integro (más o menos 400 mil yenes) y pensó que si llegaba a perderse, al menos podría regresarse en taxi.
Subió al tren nervioso, pero decidido, y luego de un buen tiempo transcurrido llego a su destino.
Cuando ya estaban anunciando el nombre de la estación a la que él se dirigía  se percató, que era el único que se levantaba de su asiento, y lo que más le inquietó, fue ver también que era el  único que se bajaba del tren,   pero lo peor de todo era que la estación estaba en medio de la nada.
No había absolutamente nada en los alrededores, pensó en pedir ayuda a los encargados de la estación  pero esta estación era tan pequeña, que ni encargados habían, en el lugar de la salida, solo estaba una caja pequeña donde colocar los boletos.
Aun extrañado y sin saber qué hacer, trato de buscar ayuda por los alrededores, que por cierto parecía un pueblo fantasma, pues no había gente por ahí, hasta que pasó una señora, la cual mi amigo Miguel abordó, pidiéndole ayuda de la siguiente manera:
- Basu , basu doko? (donde hay bus?)
- Nai, nai. (Le contesto la gentil señora)
Miguel no se dio por vencido y volvió a la carga.
- Tacshi, tacshi.
A lo que la gentil señora, le entendió gracias a Dios y lo llevo caminando hasta llegar a lo que sería un paradero según su deducción, en el lugar había un asiento de bus, un botón puesto en un poste, y en la parte superior de este un parlante, tipo megáfono.
Ella le dijo varias palabras que no comprendía, pero entre ellas el entendió "push", "push”, y ella señalaba el botón.
Lo hizo, temeroso, y escucho una voz que empezó a hablarle en japonés, y mi amigo me cuenta el roche que tuvo cuando, mirando al parlante por el cual se oía la voz, no le quedo más remedio que decir: nihongo wakaranai (no se japonés),
"Te juro que me sentía estúpido estar hablándole al parlante, y encima decirle que no sabía lo que me decía, pero parece que del otro lado me entendieron pues al poco rato apareció un taxi. Luego de muchas búsquedas, logramos llegar a mi destino y después de mucha espera en la puerta, (pues mi hermana había salido a pasear) pude verla
La siguiente historia, como les comenté líneas arriba es de nuestro amigo Jackson, el recién había llegado de República Dominicana, y su esposa que ya tenía más tiempo en estas tierras le propuso dar un paseo para que conociera más y esto fue lo que sucedió...
“Mi señora me dice: -vamos a pasear en densha.
- Y que e eso mija?
- Pasear en tren amor.
Y así hicimos, salimos y llegamos a una estación que no recuerdo como se llamaba, y estábamos parados a que llegara el tren. Apenas llego, yo me monto en el, había mucha gente subiendo, y aquí viene lo bueno, que se cierra la puerta y mi mujer que no llega a subir. No te imaginas hermano la desesperación en ese momento, la mujer tenía todo el dinero y lo que es peor, yo sin saber hablar nada de nada de japonés. Lo siguiente fue como de película, yo desesperado dentro del tren y ella corriendo afuera, al lado del tren diciéndome que bajara en la siguiente estación.
Pues eso hice, bajé en la estación siguiente, (más adelante me enteraría que la estación se llamaba Shinjuku).
Y ahí me quede esperando a que llegara el siguiente tren, y el siguiente y el siguiente y mi mujer nada de llegar.
Dios mío, esa estación sí que es grande!, parece más grande que el aeropuerto de mi país !
Me decidí en ir a preguntar a uno de los tipos que estaban ahí uniformados, me acerco y le pregunto:
-Do you speak english?
Y el japonés que me dice y me hace señas con las manos que no entiende el inglés. Y en esas me encontraba cuando no sé cómo oigo por los parlantes mi nombre, Jackson san.
Y yo le empiezo a decir al japonés y haciendo señas con mis manos:
Jackson san yo, Jackson san soy yo! Ya estaba desesperado cuando de pronto me entendió, el japonés tomo un teléfono y estuvo hablando un buen rato, hasta que cortó y empezó a decirme no se qué cosas, lo único que entendí por lo que el japonés señalaba, era que debía bajar unas escaleras , luego subir otras por otro pasaje, y eso intente hacer...
Pero nada, de nada, más perdido y sin saber qué hacer , volví donde el japonés y este se habrá compadecido de mi, o de mi cara, pues, gentilmente me acompaño. Bajamos las escaleras señaladas, avanzamos por un pasaje, doblamos no recuerdo cuantas veces, volvimos a subir, hasta que llegamos, donde debías llegar, y ahí por fin el alma me vino al cuerpo. Veo a mi mujer que viene corriendo a mí, con lágrimas en los ojos, y nos dimos tal abrazo y más de un beso, que la gente que pasaba se nos quedaba mirando.
¿Sabes cuánto tiempo había pasado desde que nos separamos?
3 horas hermano. Y yo le pregunte a mi mujer que porque lloraba, y ella que me dice:
Qué le iba a decir a tu familia, que a las dos semanas te me perdiste... Ese paseo sí que fue inolvidable!